IMG_1134

Si los economistas quieren que confiemos de nuevo en ellos, deberían aprender a contar chistes

In Catalejo by Jose PeinadoLeave a Comment

El encorsetamiento que políticos, economistas y gente de negocios exhibe en sus discursos, casi siempre medidos, tiene mucho que ver con lo que el economista Keynes decía sobre la preferencia humana de ser “exactamente incorrecto antes que vagamente derecho”. También decía que “la sabiduría mundana enseña que es mejor que la reputación falle convencionalmente que el éxito sea no convencional”. Esto se refiere al tribalismo humano, donde elegimos nuestras opiniones para minimizar el aislamiento social en lugar de error. En Irlanda se celebra desde hace unos años un foro económico paralelo al de Davos (anual, pero en fechas no coincidentes), pero con una atmósfera muy distinta, en el que se aborda la economía en un tono jocoso sin detrimento de la calidad de los debates. Un foro paralelo al que acuden economistas de prestigio de todo el mundo y en el que con sentido del humor se tratan temas muy sesudos. El periodista Roy Sutherland usa este foro para hablar de lo importante que es dotar de sentido del humor a nuestra vida. Publicado en el diario The Spectator el 14 de Enero de 2017.

A continuación, traducido al castellano:

 

Imagen: Donald Trump compartiendo una broma con Ben Carson

Algo que he notado desde hace un tiempo, es que en el momento que abandonan un cargo, muchos políticos sufren una repentina y extraña transformación. De la noche a la mañana se vuelven mucho más divertidos, simpáticos e inteligentes. Dos años después de que fracasa en su candidatura presidencial, Bob Dole apareció en la televisión británica para comentar las elecciones de Estados Unidos. Para mi asombroso, resultó una de las personas más ingeniosas que he visto, desplegando todo tipo de bromas con un sentido irónico del humor muy británico. Le pregunté a un amigo estadounidense por qué nunca habíamos visto esta faceta de Dole cuando hizo campaña: “Oh, no puedes hacer este tipo de humor en EEUU, te hace parecer cruel”.

Michael Portillo es mucho más interesane ahora que cuando estaba en el poder. Mira a Nick Clegg en una conversación con Jonathan Haidt en www.intelligencesquared.com y estarás impresionado. Lo mismo podemos comprobar en los programas sobre la crisis financiera: los banqueros jubilados son autodespreciativos y honestos.

Sospecho que algo hay en la forma de vestir. El traje típico de política y negocios suele (solía) ser una marca de respetabilidad: ahora lo asociamos instintivamente con personas que necesitan un manto de anonimato detrás del cual pueden disimular. Algunos consejos gratuitos si usted piensa aparecer en televisión: comprar una chaqueta de tweed o, en cualquier caso, no use negro o corbata convencional  si no quiere verse como un portavoz. Después de todo, ¿qué tan independiente se puede ser cuando ni siquiera puedes elegir tu propia ropa?

La mayor parte es el lenguaje: la necesidad de mantenerse siempre activo y de lanzar algunas frases previamente acordadas tiene un perfecto sentido lógico, pero al precio de hacer que la gente parezca inverosímil o incluso deshonesta. La necesidad de fingir que todo está bajo control crea la impresión inversa. En todo el mundo, desde Pepito Grillo hasta Trump, estamos viendo la aparición de personas que tienen cierta aleatoriedad plausible en su discurso. El uso que hizo Trump de pausas y de repetidos paréntesis le hizo parecer más autoritario, porque dejaba claro que estaba hablando su propia mente. No me sorprendería por un instante descubrir que hay un instinto evolutivo que nos lleva a preferir una persona ligeramente desagradable y auténtica a alguien que implausiblemente finge ser impecable.

Esto a veces se llama el efecto Pratfall. La gente, los hombres en particular, parecen preferir a otros que tienen algunos defectos visibles, o que son capaces del autodesprecio. Esto lo vemos en los eslóganes de la publicidad – “Somos el número 2 así que nos esforzamos más” ,”Reparadoramente caro”,”Las cosas buenas vienen a los que esperan”, Rushdie’s ‘Tortas frescas de crema – traviesas pero agradables”. Una afirmación que reconoce una desventaja incluso puede influir más, como en esa extraña frase ‘”Este es mi compañero Dave, es un pajillero pero es genial’.

El humor  también juega un papel decisivo en la honestidad. Permite a las personas “mostrar inteligencia sin parecer un friki” y, naturalmente, objetivos dogmáticos, absolutismos y autoensalzamiento. Más mágico aún, crea un universo paralelo en el que personas o grupos pueden cambiar de opinión, admitir fracasos o decir verdades al poder sin las consecuencias de lastrar la reputación. El humor nos permite, por un tiempo, situarnos en una estructura de red social diferente donde cambian las reglas del discurso interpersonal y la refutación: es, en definitiva, un mecanismo natural de corrección de errores, un milagro evolutivo. Necesitamos más de eso.

Por lo tanto, si desea ver el futuro del discurso humano, el próximo noviembre de 2017 anote en su agenda hacer un viaje a Irlanda para Kikenomics, el único festival del mundo de la economía y la comedia. Descrito como “Davos sin las prostitutas” hasta que el verdadero Foro de Davos se quejó, ahora es más comúnmente llamado “El Davos con chistes”. Estando en Irlanda, el nivel de conversación de la audiencia es tan alto como en el escenario (llámeme un viejo supremacista celta, pero no es una coincidencia que  crack no sea una palabra anglosajona).

Volviendo a las tendencias al por menor usuales, la ciudad encantadora de Kilkenny es también uno de los pocos  lugares donde los pubs todavía superan a las tiendas de ropa de mujeres y los cafés cinco a uno. Y, en un interesante código de vestimenta de reversión de poder, los comediantes tienen que usar trajes mientras que los economistas y otros “expertos” usan ropa informal. Camine en un pub al azar y se encontrará con Nassim Taleb y Dara Ó Briain, o Deirdre McCloskey y dos miembros del elenco creador del programa Ted.
Hay una razón por la que la economía está carente en la necesidad de  hacer el ridículo sano. John Maynard Keynes hizo dos observaciones que creo están estrechamente relacionadas con esto. Ambos pertenecen, creo, al campo de la psicología evolutiva más que a la economía convencional. Él observó que había mucha gente que preferiría ser “exactamente incorrecto que vagamente derecho”. También dijo que “la sabiduría mundana enseña que es mejor que la reputación sea un fallo convencional que un éxito no convencional”. Esto se refiere al tribalismo humano, donde elegimos nuestras opiniones para minimizar el aislamiento social en caso de error.
La economía ha sido mal conducidad por estos dos fuertes instintos humanos. La necesidad de evitar la ambigüedad y la incertidumbre hasta un punto en el que la gente preferiría utilizar el mapa equivocado que ningún mapa en absoluto. Y los instintos de coalición y reputación que significan, que instintivamente y sin pensar, creemos cosas estúpidas en lugar de romper filas con un grupo o una coalición a la que pertenecemos. Los dos están conectados: los miembros más leales de un grupo son los que menosprecian su dogma. Trato de resolver este problema yo mismo, por ser apasionadamente e indiscutiblemente dogmático acerca de cosas estúpidas que no importan: creo que la verdadera palabra de Dios sólo puede expresarse en inglés del siglo XVII, soy un gran admirador de la monarquía y estoy convencido. Sin una pizca de apoyo empírico, que la bebida Dr Pepper tiene verdaderos poderes medicinales. Lo bueno de esto es que, al aferrarse a certezas irrelevantes, soy libre de cambiar de opinión acerca de cosas que son realmente importantes, como el salario mínimo. O la necesidad de la libre circulación del trabajo, la capacidad de sostener cosas irrelevantes es, creo, una gran defensa intelectual del conservadurismo.
En un artículo reciente en www.edge.org, uno de los padres fundadores de la psicología evolutiva, John Tooby, respondió a una pregunta que hace mucho tiempo me desconcertó. ¿Por qué la gente de la izquierda se agita más por el acceso al baño transgénero o el discurso de odio que por la esclavitud moderna? Tooby explica: Los rivales moralmente erróneos son un punto de la ideología, y una vez que todos están de acuerdo en algo (la esclavitud es incorrecta) deja de ser un asunto moral significativo porque ya no muestra rivales locales en una mala luz. Muchos argumentan que hay más esclavos en el mundo de hoy que en el siglo XIX. Sin embargo, debido a que sus rivales políticos no pueden ser deslegitimados por estar en el lado equivocado de la esclavitud, pocos se preocupan de ser abolicionistas activos más, en comparación con ser, digamos, la policía del habla. También podría añadir que muchos de los practicantes de la esclavitud moderna podrían ser un poco extranjeros, y al criticarlas corre el riesgo de violar algún mandato tribal izquierdista.

La economia ha sido enormemente dañada por estos dos instintos, pero irónicamente ha logrado su influencia precisamente por ellos.Tiende a alinearse en coaliciones en un eje izquierda-derecha, lo que significa que los políticos siempre pueden encontrar un economista de mascotas para apoyarlos. Y crea la seductora ilusión de la certidumbre matemática y la consistencia interna al hacer una serie de suposiciones que se rieron fuera de la corte en una ciencia adecuada como la física. Esto atrae también a los responsables políticos. Luego se adjudica una tarjeta intelectual tipo “salir de la cárcel” al culpar al fracaso de sus modelos por la “irracionalidad humana”, como si un físico pudiera culpar al fracaso de una teoría sobre “electrones pervertidos”

 Permítanme explicar una de estas suposiciones: se ve como axiomático que las personas toman decisiones económicas mientras poseen información perfecta y confianza perfecta. Bendecido con esta información, debemos participar en el acto de maximizar nuestra propia utilidad esperada.
Esto es doblemente incorrecto. En primer lugar, tales condiciones de información perfecta no existen. En segundo lugar, incluso si pudiera crearlos, nuestros cerebros no han evolucionado para un ambiente así; cualquiera en el pasado que intentara actuar de acuerdo con los axiomas económicos de la racionalidad moriría o (como es probable) sería golpeado hasta la muerte por una multitud enfurecida.
Hay un punto realmente importante que se debe hacer aquí. Dado que no tenemos información perfecta ni confianza, al considerar una decisión nuestros cerebros evolucionados deben considerar no sólo el resultado esperado de una decisión, sino también la posible variación en el resultado. A menos que estés hambriento, no hay ningún punto en trepar un adicional de 20 pies en un árbol para conseguir tres manzanas más a un 5 por ciento de riesgo de muerte por de una caída. “¿Qué es lo mejor que puedo hacer?”, Por lo tanto aparece el segundo violín en el cerebro humano a “¿Qué es lo peor que podría pasar?” Una vez que entienda esto, todo el patrón esperado de comportamiento humano cambia – y difiere mucho de la racionalidad económica. Una vez que comprendamos esto, podemos diseñar el mundo de manera muy diferente para un tipo de cerebro muy diferente y más realista.
Tomemos un gran éxito de la economía conductual: la pensión de jubilación. Considerada desde el punto de vista de la utilidad maximizando la racionalidad económica, su decisión de tener una pensión debe ser totalmente individual, basada en su conocimiento perfecto del valor esperado de la pensión. Pero en un mundo incierto, la gente no está preocupada por el valor esperado de una pensión como por el riesgo de ser robada. Si todo el mundo en mi empresa tiene la misma pensión, no estoy preocupado por si suben las aportaciones de los cargos más altos – todo lo que se necesita es  visitar el triste departamento de finanzas para preguntar  si hay cambios y todos lo sabremos. Tener la misma pensión que todos los niños hace sentirse excesivamente seguro, a tener 200 pares de ojos, en el lugar de uno, manteniendo uno en el trabajo. Esto es, cuando se piensa en ello, es idéntico al comportamiento de vigilancia grupal que los naturalistas observan en okapi, eland, oryx, impala, duiker y hartebeest (lo siento, hago un montón de crucigramas crípticos y ese conocimiento de antílopes tuvo que venir en un día útil).
Es irracional. No, en términos evolutivos es muy inteligente. Es también instintivo, no conscientemente racional. Pero no tiene ninguna relación con la forma en que los economistas piensan que debemos pensar.
La visión estrecha de la motivación humana en la economía también plantea enormes limitaciones creativas en la resolución de problemas. Como el físico Christopher Llewellyn Smith comentó: “Cuando pido sugerencias a los economistas, la respuesta siempre se reduce en sobornar a la gente”. Pero esta solución estrecha también apela a los responsables políticos porque les permiten estar precisamente equivocados en el lugar del Vagamente bien. Y por lo tanto fallan convencionalmente en vez de suceder convencionalmente que, como Keynes observó, era mucho mejor para la reputación.
¿Cómo romper este estrangulamiento? Bueno, si los problemas tienen una raíz en la psicología evolutiva, también hay que buscar la solución también. Intentar cambiar la mente de la gente mediante la refutación solo afianza sus creencias. El humor ha funcionado en un pequeño pueblo irlandés, vi un rayo de esperanza.