forbes_inmigracion

Otra cara positiva de la inmigración

In Catalejo by Jose PeinadoLeave a Comment

El drama de los refugiados sigue provocando corrientes de opinión encontradas. Por un lado las que tratan de despertar conciencias y abogan por el acogimiento sin condiciones. En contra las que insisten en lo dañino para el bienestar occidental de recibir a todos sin aplicar ningún tipo de filtro.

Es fácil reclamar ayuda para los que huyen, como difícil es llevar a la práctica un ordenamiento de acogida sin caer en el cinismo y la hipocresía. Se tiende a clasificar al inmigrante de non grato por defecto,  sin discriminar que como en cualquier colectivo humano habrá un poco de todo: honrados, menos honrados, educados, maleducados, formados, sin formación, respetuosos, irrespetuosos, simpáticos, menos simpáticos, pero unidos bajo el objetivo común de buscarse una vida mejor. El artículo que traigo, publicado en FORBES y que adjunto traducido, ofrece un punto de vista constructivo sobre la inmigración. El artículo está relacionado con el contenido propio de la revista FORBES, una publicación orientada a tratar sobre negocios, economía y especialmente sobre el dinero, el dinero que acumulan las personas. El artículo se centra en un dato curioso: un 10% de la lista de las 400 personas más ricas de EEUU son  inmigrantes. Personas que no sólo se han hecho inmensamente ricas en su país de acogida, sino que han emprendido, prosperado y actualmente generan riqueza ayudando a otros a prosperar y crecer. El artículo viene a colación de las próximas elecciones a la presidencia de EEUU y el hecho de que uno de los candidatos, Donald Trump, haya realizado varias promesas dirigidas a castigar duramente a la comunidad inmigrante si sale elegido.

Digerir la inmigración masiva no es tarea fácil, entre otras cosas porque pone encima de la mesa los enormes desequilibros en el mundo y la especie humana, pero me interesa del artículo que deje claro con algo tan frívolo – pero tan determinante – como el dinero, que cuando ofreces un entorno adecuado a las personas para que se ganen la vida, da igual la raza, religión o condición de cada uno, porque las oportunidades y la vida dependerá de sus aspiraciones y voluntad de integración, no de los designios de dictadores, tiranos o fanáticos religiosos.

Puedes encontrar el artículo original en FORBES con el título “More Than 10% Of The Forbes 400 Are Immigrants, 14 Of Whom Are Richer Than Trump”


Desde el proverbial garage en Silicon Valley a la sala de juntas de Wall Street, los inmigrantes del sueño americano siguen siendo una pieza clave en la máquina de emprendimiento americano. Cuarenta y dos posiciones en la lista FORBES 400 de Estados Unidos (las 400 personas más ricas del país) corresponden a millonarios (incluyendo tres parejas casadas) de personas provenientes del extranjero; todos menos dos hicieron sus propias fortunas y una tercera son más ricos que el candidato presidencial republicano – e impresentable (*) – Donald Trump, cuya fortuna subió de 800 millones de dólares a 3,7 mil millones de dólares. En general, los miembros de la lista FORBES nacidos en el extranjero presentan un valor neto (de patrimonio) de casi 250 mil millones de dólares y proceden de 21 países diferentes.

El confundador de Google y presidente de Alphabet Sergey Brin encabeza la lista como el inmigrante multimillonario más rico, con una fortuna de 37,5 mil millones de dólares. Es uno de los cuatro miebros de la lista que proceden de la antigua Unión Soviética. Nativo de Moscú emigró a EEUU en 1979, cuando tenía seis años de edad. Sus padres, matemáticos, sufrieron antisemitismo en su tierra natal. Al parecer fueron obligados a sentarse en habitaciones separadas durante los exámenes de ingreso en la universidad y fueron limitados en su elección de carreras. Su padre fue despedido tan pronto se tuvieron noticias de que había solicitado visado para abandonar la Unión Soviética; la familia obtuvo finalmente sus visados de salida y reubicada como refugiada en Maryland. Brin pasó a realizar el doctorado en la Universidad de Stanford, donde conoció a Larry Page, pero lo dejó aparcado para iniciar juntos Google. Desde hace unos años  está en el departamento secreto “X” del gigante de las búsquedas como responsable del proyecto de vehículo autónomo.

La llegada a EEUU de John Catsimatidis, otro ilustre miembro de la lista y multimillonario gracias al petróleo y bienes raíces – fue en 1949, procendente de Grecia y a través de Nueva York, cuando era un bebé. El cofundador de Whatsapp, Ene Koum, el de ebay Jeffrey Skoll y Elon Musk (Tesla), todos ellos llegaron a principios de los noventa y comenzaron todas estas empresas de tecnología. Elon Musk, con una fortuna de 11,6 mil millones de dólares, nación en Sudáfrica, hijo de un estricto padre ingeniero y comenzó con la programación de videojuegos cuando era preadolescente. Su primera gran oportunidad llegó después de crear X.com una compañía de pago en línea que se fusionó más tarde con lo que sería Paypal, que fue vendida a ebay por 1.5 millones de dólares en 2002.

El evangélico coche eléctrico surge como parte del botín de la compañía de naves especiales (la primera privada del mundo) Space Exploration Technologies (SpaceX) que ha ganado un contrato de 1.6 mil millones de dólares de la NASA y tiene como objetivo desarrollar cohetes reutilizables y colonizar Marte. Musk se involucró en Tesla Motors y es CEO desde 2008. La empresa con sede en California, está ahora a punto de acaparar el mercado de coches eléctricos con su nuevo modelo sedán 3 con casi 400.000 pedidos en reservas. Su visión también incluye  fusionar sinergías de Tesla con su tercera compañía, SolarCity, para crear una compañía global de energía limpia integral que pueda proporcionar paneles solares que alimenten las baberías para alimentar los coches eléctricos.

Un defensor de los refugiados,George Soros (uno de los más prestigiosos inversores del mundo) vivió la ocupación nazi de Hungría durante la Segunda Mundial. Huyó de la posguerra a Inglaterra, debido al dominio comunista de Hungría, donde financió sus estudios en la Escuela de Economía de Londres trabajando como mozo de estación y de camarero. Se conviertión en una leyenda de los fondos de cobertura después de trasladarse a Nueva York y crear su propia firma en 1969 con 12 millones de dólares. Posteriormente cambió el nombre a Quantum Fund y la firma elevó su fama cuando Soros “rompió” el Banco de Inglaterra en 1992 con su enorme cortocircuito a la libra esterlina. Ahora, el gestor de fondos de cobertura más rico del mundo, con un valor neto de 24,9 mil millones de dólares, realiza inversiones a través de la firma de su familia, Soros Fund Management, que cuenta con unos 30 mil millones de dólares en activos. El pasado septiembre se comprometió a invertir 500 millones de dólares en empresas fundadas por los refugiados y emigrantes, incluidos los que lleguen de Europa.

Uno de los casos más famosos de éxito empresarial con personas de origen asiático es el del equipo formado por Andrew y Peggy Cherng (marido y mujer) propietarios de Panda Express, los omnipresentes puestos de comida rápida que se encuentran en centros comerciales, estadios y aeropuertos del país. Procedentes de Birmania y China, respectivamente, el dúo se reunió en la Universidad de Baker en Baldwin, Kansas. Andrew pasó a iniciar un restaurante, Panda Inn, con su padre en 1973. Peggy se unió a él un par de años después de que su padre falleció, y la pareja dejó pasar la oportunidad para abrir una versión de servicio rápido de su restaurante en un centro comercial de Glendale, California, en 1983. Cuatro años más tarde, su chef ejecutivo inventó el popular pollo a la naranja dulce y picante por el que son conocidos estos lugares de comida rápida, el resto es historia. Hoy en día Panda Express se puede encontrar en 2.000 localidades y el dúo comparte una fortuna de 3 mil millones de dólares.

(*) nota de la traducción, no del artículo original


El artículo de FORBES se centra en empresarios ricos, pero podríamos abrir la lista a deportistas, científicos, artistas y personajes anónimos de toda índole y profesión que han enriquecido las sociedades que los acogieron desde su condición de inmigrantes. Para cerrar el post una imagen. En la foto que adjunto se puede ver a la actriz Angelina Jolie con algunos de sus hijos. Una de sus hijas viste una camiseta con la imagen de Albert Einstein, en la que se puede leer “Einstein fue un refugiado”.

refuge1